martes, 28 de octubre de 2014

Las primeras veces.

Vivimos en una sociedad que desea volar antes de saber andar.
Que se enamora en tres días y tiene sexo en dos.
Una sociedad envuelta en ruidos, en luces...

Y dentro de este caos, yo quiero brindar por los detalles que pasan desapercibidos entre tanta velocidad. Y, especialmente, por el pequeño placer de "las primeras veces"

La primera vez que ves a una persona es tu primer recuerdo de ella, y eso se queda en tu mente para siempre. La persona cambiará a lo largo de su vida, pero en tu memoria siempre estará ahí: con su mochila a sus espaldas, con un peinado pasado de moda o con unas zapatillas que parecen antiguas y nadie podrá quitarte ese recuerdo jamás.

Igual de importante es la primera vez que escuchas su voz, ya que será como una melodía que ya nunca podrás eliminar de tu cabeza. Por no hablar del primer "te quiero".

La primera vez que cruzáis una mirada puede producir electricidad o puede ser un auténtico fracaso.

Brindemos de verdad por el primer abrazo. Los habrá mejores, pero la circunstancia en la que se dio el primero nunca se repetirá. El primer abrazo podría haber sido quizás la primera muestra de afecto que mostrasteis el uno por el otro. El primer abrazo puede que fuera inesperado o deseado. Quizás no eráis nada y ahora lo sois todo. Quizás fuisteis todo y ahora no sois nada, pero el primer abrazo fue el comienzo de algo grande. El primer abrazo sí deja huella en tu piel.

La primera vez que quedas con alguien es mágico. Los nervios, la comodidad, las risas o un par de cervezas. Una plaza, un parque o la playa, siempre tendréis un sitio que recordar, por muchos sitios nuevos que conozcáis.

El sentimiento de que existe complicidad nunca será tan placentero como la primera vez.

Su primera sonrisa y la primera que te provocó.

El primer amor, el primer desengaño, el primer mejor amigo y el primer día de clase, de todos aprendes algo que jamás aprenderás más.

Dejemos a un lado toda la superficialidad que domina nuestro mundo y disfrutemos de la primera vez de las cosas sencillas,porque puede que sean las más trascendentales.

Mataría por recordar cuando fue la primera vez que vi a mis padres o la primera vez que sentí lo que es el cariño.

El primer amanecer juntos o la primera noche viendo las estrellas. 

La primera reflexión y la primera discusión

La primera vez que te preocupas por una persona, que te dedicas a conocer todo su interior, la primera vez que te cuenta sus penas, la primera vez que confía en ti y te abre su corazón, son tantas cosas las que nunca debemos olvidar...

Juro que no hay alegría más grande que un primer abrazo inesperado.

domingo, 25 de mayo de 2014

O pasa página.

¿Has tenido alguna vez la sensación de mirar a alguien a quien creías conocer y darte cuenta de que no lo reconoces? ¿Qué esa persona que era importante en tu vida ha cambiado tanto que ya no es la misma? Pero lo peor de todo es cuando te das cuenta de que no sabes en realidad si la persona a la que tú querías era la de verdad o, por el contrario, y lo que es más doloroso, es como la ves ahora. Alguien que ya no sólo te falla a ti, sino que también está fallando a su gente, que hace cosas inexplicables, que actúa de una manera totalmente desconocida para ti. Pero como dicen que de todo hay que sacar algo positivo piensa que aunque en su día hubieras dado todo por ella ahora mismo no se merece nada tuyo y, mucho menos, tu dolor. Así que asume que aquella persona a la que tú querías y a la que creías conocer, ya no existe, no es la misma, y de una vez por todas o intenta comprenderla o pasa página.



domingo, 23 de marzo de 2014

Suicidios por desahucios.

¿Cuántos suicidios hay en España, por este problema?

¿Cuántos casos más hay que la prensa no tenga conocimiento o los tape para no incomodar a sus amos y señores; la banca?

¿Cuántos dramas familiares por esta desgracia?

Cuéntenles ustedes, ilustres políticos, a estas familias desahuciadas lo bueno del eslogan ¡hacienda somos todos!, la machacona y repetida canción ¡lucha contra el fraude fiscal! Cada vez somos más los que pensamos que existe dos realidades: la de ustedes, los políticos en sus torres forradas de divisas y Euros y la otra la real, la de la calle, la que viaja en metro y en bus. La gente llana vivimos ya de espaldas a ustedes los políticos. Tenéis un problema, predicadores de lo absurdo, ¿quién va a pagar vuestras bonitas torres doradas? 




domingo, 9 de febrero de 2014

No te preocupes.

A lo largo de nuestra vida nos persiguen los sueños y las ilusiones.Y mientras te persiguen, tú realizas tu vida en base a lo que vas viendo y sobre todo, viviendo. Y mientras vives, adquieres experiencia y con ello nacen sentimientos, por lo que a su vez puede que vaya cambiando nuestro punto de vista de ver las cosas; los sueños no son los mismos y la ilusiones empiezan a ser otras.
En mi caso, siempre he soñado poder viajar. Un sueño bastante común y puede que muy simple, aunque siempre ha sido una gran ilusión. Pero con el paso de los años me he dado cuenta de que a pesar que sigo teniendo ese sueño de poder viajar a un lugar muy especial para mí, tengo otro tipo de prioridades, y ese primer sueño pasa a estar en un segundo plano. Mi prioridad en la vida no es ser rica ni famosa. Nunca he pretendido sentarme en un plató de televisión a contar mi vida privada como las pobres patéticas de hoy en día, ni ser la más popular o la que más destaque entre los amigos. No. Hoy día, mi sueño principal es ser feliz estando conforme con lo que tenga a mano, y no sólo en lo material, sino incluso en lo familiar. 
La vida siempre te da palos, y muy duros, pero siempre sabrás aceptarlos. Y algún día sabrás que ese fracaso te ha servido para completar esa experiencia y ese sueño que teníamos en un primer momento. Siempre querrás llegar a más, aspirar a cosas mejores, ser completamente diferente al entorno en el que te has criado, vivir con más independencia y superar esas barreras que para tu entorno, han llegado a ser un gran obstáculo. 
Si perteneces a una familia con un gran número de personas, como es mi caso, basta con que quieras que tu vida sea como la de las películas que ves en Navidad; la cena de Nochebuena, el fin de año, el roscón de Reyes, o las fechas más importantes en las que son exclusivamente para la familia. Pero desgraciadamente, no todo es como soñamos ni como lo pintamos. Siempre hay diferencias personales, en nuestra forma de ser (o en la de nuestro entorno) que hace que la cosa cambie. Hay incluso valores negativos como el rencor, la lujuria o el desasosiego, que hacen que esa unión se acabe rompiendo tarde o temprano. Basta que quieras sentirte unida a ese vínculo para que te decepcionen. Y una vez más, lo han conseguido. 
Ya nada es como era, ya nada es como fue, pero lo que para mí siempre llegó a ser verdaderamente importante en mi vida, no era el dinero, no era la fama. Era la unión familiar. Sigo pensando que la vida puede llegar a ser muy injusta, pues yo me quejo de las diferencias familiares mientras otros no la tienen. Y me hacen sentir como si fuese tal vez una persona que no para de quejarse, pero realmente, si vivieran o pasasen por el mal trago que muchos han podido vivir, ya verían como cambian de opinión. 
Sé que en general puedo llegar a ser muy pesimista, sin ver realmente lo positivo y lo bello de todo lo malo que nos ocurre. Y pido perdón a quien lea esto, pues no pretendo ser así, pero cuento las cosas como las siento y como creo que las vivo. Con esto no pretendo romper ilusiones, o cambiar sueños, o vuestra forma de pensar. Pero simplemente doy mi opinión a través de mi "experiencia" en mi corta vida. Y sé que si todo esto nos pasa, es porque al final de las historias pasará algo realmente increíble que hará que todas las opiniones negativas, pasen a ser más optimistas y nos hagan realmente felices e incluso se conviertan en lo más importante de nuestras vidas tarde o temprano, estoy segura. 

Por eso, ¡VIVE, VIVE LA VIDA! ¡Sé feliz! ¡No te preocupes! porque todo lo malo siempre tiene un final. Y si somos negativos, cuando llegue ese momento deslumbrante, ya habremos perdido nuestro mayor tesoro, que es el tiempo. ¡Y tranquilo! porque en todo y para todo, hay solución.

lunes, 3 de febrero de 2014

Ser feliz.

Naces con un propósito claro, ser feliz. 
Te convencen que para ser feliz hace falta mucho dinero, y mira, hay pobres que sonríen más que yo.
Te convencen que para ser feliz hace falta mucha fama, y mira, los famosos no son siempre felices.
Te convencen que para ser feliz te hace falta un cuerpo sumamente perfecto, y la gente se obsesiona con ello. 
Te convencen que para ser feliz has de encontrar a tu media naranja, ¿y si encuentras la felicidad con medio limón?
Te convencen que para ser feliz hay que sonreír, ¿y si lloras de felicidad?

Sigue adelante.

Tal vez no te conozco, tal vez nunca hablemos, pero me gustaría decirte que si estás pasando por un momento difícil (no te diré que sonrías como todo el mundo dice, porque puede ser una risa falsa, sin felicidad alguna), todo tiene solución aunque creas que no hay salida, es muy difícil salir adelante, lo sé, es muy complicado fingir que no pasó nada, ¿pero te digo algo? La vida está para eso, para ponernos obstáculos y malos momentos, para ser más fuertes e inteligentes, también para disfrutar más lo momentos felices, disfruta de cada momento, porque cada momento, minuto y segundo es único e inigualable.

sábado, 4 de enero de 2014

Música.

Hoy, doy gracias a la música. A veces no le damos la importancia que se merece, ocupados en nuestros quehaceres diarios. Apenas somos conscientes de que oímos música cada día, en todo momento. Que es ella la que controla nuestro estado de ánimo. Que es ella la que deja huella en momentos determinados de nuestra vida. Que cada letra tiene un significado, que sentimos que nos pertenece. La tenemos en nuestra cabeza. Es la que nos inspira. La que nos alegra. La que está en todas las fiestas. La que nos identifica. La que nos entristece. La que nos hace llorar. La que escuchamos mirando al mar. La que sentimos en nuestro corazón y nos hace vibrar. Es ella la que domina nuestras vidas, y no nos damos ni cuenta.