jueves, 11 de abril de 2013


Que si de dónde venimos, qué si a dónde vamos... Esas preguntas ya están muy vistas. Me da igual de dónde vengo, total, no va a cambiar mi forma de estar en este mundo, y ¿dónde voy? A quién le importa... Si voy a ir pues ya lo veré, ¿no?, no tengo prisa. Para que gastar el tiempo en preguntas sin respuestas, es algo inútil. Yo lo que quiero saber es si lo estoy haciendo bien, si estoy sacando partido a la única oportunidad que me han dado. Si merece la pena. Si soy quien realmente quiero ser, y no quien ellos quieren. Eso es lo que me importa,  sacar mi yo interior, y si puedo el tuyo. Nos dejamos manipular por tantas cosas como personas. Somos frágiles y cambiantes. Siempre tenemos que hacer lo que nos dicte el corazón… no se a vosotros pero a mi el corazón no me dicta nada. Es mi cabeza. Pienso y digo, ¡joder! yo no quiero que mi vida esté planeada por nadie. ¿Cómo que todos tenemos un destino? ¿Y quién maneja mis hilos? ¿Soy sólo una marioneta? ¿ Quien elige donde tengo que acabar? Lo siento, pero creo que eso lo decido solamente yo. Yo soy mi destino y tú eres el tuyo, lo quieras o no. Yo soy la que elijo lo que quiero ser, y que no le den el mérito al destino si algún día consigo serlo. Que me lo den a mí, que habré luchado cada segundo para llegar a esa meta. Que somos nosotros quien empujamos, y no una fuerza sobrenatural. Que no os engañen, que nadie va a hacer nada por nosotros (que somos demasiado egoístas para eso). Si queréis algo ¡a por ello! No esperéis que sea el destino quien os lleve u os guíe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario